Saltar al contenido

Clasificación general de los grifos

Se pueden clasificar los grifos en varias categorías en función de alguna característica especial del grifo.

Control de temperatura

En función del número de mandos nos encontramos con 3 grandes grupos:

Los Grifos Monomandos

Esto son los que utilizan únicamente una maneta o manilla para controlar tanto el caudal como la temperatura. De forma manual deberás encontrar el punto ideal para ti, aunque su funcionamiento es muy sencillo, ya que el caudal se controlará moviendo la manilla hacia arriba y hacia abajo y la temperatura se ajustará moviendo de izquierda a derecha, siendo por tanto el caudal y la temperatura gestionadas de forma independiente.

Grifo monomando
Grifo Monomando: una sola manilla

Los Grifos Bimandos

Como su nombre indica son los que tienen dos manetas o mandos independientes para gestionar el caudal de agua fría y de agua caliente de forma separada. Buscar el punto ideal es algo más complicado, ya que controlaremos únicamente el caudal de agua que entra y la temperatura dependerá de cuánto caudal dejamos pasar de cada tipo.

grifo bimando
Grifo Bimando: 2 mandos independientes

Los Grifos Termostáticos

Estos grifos son un híbrido entre los grifos explicados anteriormente, ya que tienen dos mandos como los grifos bimandos pero permiten un control independiente del caudal y de la temperatura como ocurre con los monomandos (un control es para la gestión del caudal y otro para fijar la temperatura). La diferencia esencial frente a los grifos monomandos es que podrás indicar la temperatura de mezcla que quieres conseguir, independiente de la temperatura a la que venga el agua de la caldera, el agua fría, etc. Son especialmente útiles para la bañera o ducha porque fijas la temperatura que quieres (como si de un climatizador de un coche se tratara) y tienen un botón de seguridad que impide pasar de un valor cercano a los 40ºC, temperatura que garantiza que no te vas a quemar. Esta característica lo convierte en ideal para viviendas con personas mayores o niños. Por supuesto que si quieres poner el agua por encima de 40ºC podrás hacerlo, pero siempre asegurando que lo haces de forma voluntaria presionando el botón de seguridad.

grifo termostático
Grifo Termostático: mezcla entre monomando y bimando

La mayoría de los grifos que se colocan en los hogares son monomandos y esto se debe a que son mucho más prácticos y cómodos que los grifos bimandos para su uso habitual. Los grifos termostáticos, como ya hemos mencionado, tienen una gran acogida especialmente en duchas y baños, pero son poco comunes en cocinas y lavabos.

Aquellos que se decantan por los bimandos se debe seguramente a que llevan toda la vida usándolos y están muy acostumbrados a ellos o bien porque la estética les resulta mucho más atractiva, aunque cada vez existe más variedad de monomandos con estética clásica o vintage, por lo que podrás disfrutar de tanto la tecnología más nueva y la estética old-fashion en un mismo grifo.

bimando y monomando clásico
Bimando clásico a la izquierda y monomando clásico a la derecha

Sistema de regulación de caudal y temperatura

Existen 4 tipos de grifos diferentes en base al mecanismo de control del caudal y la temperatura.

Grifo de Compresión

Son el tipo de grifo más antiguo y si los vemos en una tienda será siempre en modelos de grifos bimandos. En la actualidad siguen siendo muchos los hogares que disponen de al menos uno de ellos, aunque es verdad que tienden a desaparecer.

El paso del agua se controla mediante un vástago que presiona una arandela o disco de goma contra el asiento. Es por esta razón que se denomina grifo de compresión o grifo de arandela. Si giramos el mando en el sentido contrario a las agujas del reloj aflojaremos la presión del disco de goma contra el asiento y comenzará a fluir el agua. Si queremos cerrar el agua tendremos que proceder en sentido contrario, es decir, girando el mando en el sentido de las agujas del reloj para así apretar el disco de goma contra el asiento.

Grifo de Compresión
Grifo de Compresión: partes

El mantenimiento más habitual que requieren estos grifos es la sustitución de la arandela de goma y la junta tórica, también de goma.

Grifo de Bola

Los grifos de bola fueron una gran evolución en el mundo de los grifos, ya que permitieron crear los grifos monomandos, donde se controla el suministro tanto del agua caliente como fría desde el mismo mando o asa.

Su funcionamiento es sencillo: la bola interior gira en función de la posición del mando, lo que hace alinear diferentes agujeros que permiten el paso del agua.

Son fácilmente reconocibles, ya que su asa está sobre una tapa con forma esférica para poder alojar la bola.

grifo de bola
Grifo de Bola: partes

Mantenimiento: las piezas susceptibles de cambiarse en los modelos de grifos de bola son las juntas tóricas, el asiento de válvula  y los resortes o muelles.

Tipo Cartucho

Los grifos de tipo cartucho se caracterizan porque tienen un mando que es el encargado de controlar un cartucho, generalmente de plástico o de latón, que se mueve hacia arriba y hacia abajo para restringir el caudal y de izquierda a derecha para cambiar la temperatura.

grifo tipo cartucho
Grifo Tipo Cartucho: partes

Una de sus particularidades es que el mecanismo del grifo viene incluido en el cartucho, el que está unido al cuerpo a través del anillo de retención, por lo que en caso de avería simplemente hay que sustituir el cartucho.

Grifo de Disco Cerámico

Los grifos de disco de cerámica son los grifos más sofisticados y de mayor calidad del mercado.

Este tipo de grifos dispone de dos discos de cerámica agujereados que se encuentran en un cilindro. Cuando los agujeros de estos dos discos cerámicos se encuentran alineados permiten el paso del agua.

Este cilindro hace que los grifos tengan una característica común y es que tienen un cuerpo cilíndrico bastante ancho para poder alojar dicho elemento, también denominado cartucho.

Una de las ventajas de este tipo de grifo es que las juntas que se encuentran entre el cuerpo y el disco cerámico inferior no se mueven al abrir y cerrar el grifo, por lo que el mantenimiento asociado a las juntas, que es habitual en otros tipos de grifos debido al desgaste, en este caso es nulo.

Los únicos elementos que tienen un movimiento entre si que pueden sufrir desgaste son los discos cerámicos, pero al ser estos muy resistentes y duraderos, su sustitución es prácticamente imposible.

grifo de disco cerámico
Grifo de Disco Cerámico: partes

El único mantenimiento que puede necesitarse es en el caso de que se introduzcan pequeñas partículas y haya que soltar el grifo para proceder a la limpieza de esta suciedad.

En función de su apertura

Existen 3 grandes categorías dentro de esta forma de clasificación:

Grifo Manual

La mayoría de los grifos están dentro de esta categoría, que son aquellos que requieren de nuestras manos para conseguir que circule el agua a través suyo y que se caracterizan por tener mandos.

Grifo de pedal

Un grifo muy particular es el grifo de pedal, que podremos hacerlo funcionar sin necesidad de utilizar las manos. Para ello será suficiente con presionar un pedal que regulará el caudal. Los podrás encontrar para controlar el agua caliente o fría o bien para controlar ambas simultáneamente.

grifos de pedal
El de la izquierda es un grifo de pedal para el control de agua fría o caliente y el de la derecha controla tanto el agua fría como el agua caliente

Grifo Temporizado

Los grifos temporizados son poco útiles dentro de una vivienda, pero pueden ser interesantes para aquellos lugares donde no se esté habitualmente y exista un alto riesgo de que se pueda quedar el agua corriendo sin que nadie se percate de ello. Son muy típicos en lugares públicos.

grifo temporizado
Grifo Temporizado

Grifo Automático

Es la evolución de los grifos temporizados y pueden resultar muy útiles en ciertas situaciones, como en lugares de mucho tránsito (están sustituyendo paulatinamente a los grifos temporizados en los lugares públicos). Su principal ventaja está en la optimización del consumo de agua.

grifo automático
Grifo Automático

En función de su posición

Principalmente nos encontramos con 2 tipos de grifos en relación a su posición:

Grifos de Pared

Los grifos de pared son los típicos de duchas y bañeras y son aquellos que su base se apoya directamente sobre la pared. También se pueden colocar en fregaderos o lavabos, aunque son menos habituales.

grifos de pared
Grifos de Pared

Grifos sobre Encimera

Los grifos de encimera son aquellos que se apoyan sobre una superficie horizontal estable. Son habituales en fregaderos, lavabos y bidés.

grifos de encimera
Grifos de Encimera

En función de su material y color

Es una clasificación poco habitual, pero también se pueden diferenciar los grifos en función de su material.

  • Latón: Generalmente, los grifos son de latón, una aleación de cobre y zinc que tiene una gran resistencia a la corrosión del agua blanda y la calcificación del agua dura. Su color es amarillento.
  • Acero: Es otro de los materiales que más se utilizan. Se suelen bañar bien en cromo o lacar con pintura para hacerlos más duraderos, por lo que su color puede ser cualquiera.
  • Acero inoxidable: Es el material utilizado en los grifos de calidad media y alta y que no sufren de ningún tipo de corrosión. Dentro del acero inoxidable destaca el acero inoxidable 18/10, que es una de las aleaciones de acero inoxidable más resistentes, al igual que el acero electropulido, que es un acero inoxidable al que se le aplica un tratamiento para que la superficie sea la más lisa y brillante posible. Su color, en todos los casos, es el típico del acero inoxidable.
  • Aluminio: Un material que no sufre corrosión al igual que el latón o el acero inoxidable, pero es más blando que estos. Su color es el del propio aluminio, que es parecido al acero inoxidable pero sin brillo.